Jamón hispano

Lo he leido en Historia con historia y como lo hecho tanto de menos aqui en USA os lo dejo para que sepais algo más.

Cuando los romanos llegaron a la antigua Iberia, entre las muchas bondades que le ofrecía esta tierra, se encontraron con que los Íberos tenían una especial habilidad para preparar el jamón.  Como grandes observadores que eran los romanos, pronto se dieron cuenta de todas las cualidades de aquel exquisito manjar. Era fácil de preparar, tenía una gran capacidad de conservación y , sobre todo, que estaba buenísimo. Los romanos acababan de descubrir…. El Jamón Ibérico.

 

Seguramente que las técnicas de embutido del cerdo en general y la del jamón en particular, llegaron a la península de manos de los Fenicios, por este motivo, antes de la llegada de los romanos, eran muchos los pueblos Íberos que ya le daban al jamón con asisuidad.Estrabón (I a.d.C.) nos lo cuenta así en su libro Geographica:

…la mayoría de ellos están ocupados por los kerretanoí, pueblo de estirpe ibérica, entre los que se hacen excelentes jamones, comparables a los cantábricos, lo que proporciona ingresos no pequeños a sus habitantes

“Menú” que podía verse en una taberna de Pompeya.

“Tenemos comida. Pollo, pescado, jamón(pernam), pavo y caza”

Pronto se convirtió en uno de los principales productos hispanos que se exportaban a Roma aunque los jamones más valorados de toda Hispania eran los de Pomeipolis (Pamplona). Eso sí, un buen jamón hispano era un producto caro y reservado sólo a las clases más pudientes. En tiempos del emperador Dioclesano, el precio de un jamón estaba fijado en 20 denarios, una cantidad importante para un alimento. Tan valorado era el jamón que incluso se realizaron monedas con forma de pata de cerdo.

Extraña moneda del siglo primero con forma de pata de jamón. En ella están representados Cesar Augusto y su general Agripa. (British Museum)

La forma de preparar un jamón no ha variado demasiado. Aquí se explica como hacerlo, en este caso, ahumado.

Cuando compres una pierna de cerdo, córtales las patas. Mételas en la sal. Cuando hayan estado ya cinco días en la sal, sácalas de ella, y cuélgalas dos días al viento…, cuélgalas otros dos días al humo del lar…, y luego en la despensa de carne”

También se aconseja untarlo con aceite de oliva antes y después de ahumarlo y terminar bañándolo en vinagre, para evitar que le pudiera entrar algún bicho.

Por eso no es de extrañar que el jamón, después de más de 2.000 años comiéndolo, y produciéndolo con más o menos fortuna en todos los rincones de la península,  se haya convertido en una de nuestras señas de identidad más característica ,además de ser una de las pocas cosas de este país en las que casi existe una total unanimidad… !Qué está de vicio¡ ;-)

Anuncios

Acerca de Jesús Martos

Periodista de carrera por curioso. Me permite acercarme a personas de todo tipo y contarlo. Intento sacarle el jugo a todo lo que hago. Me lo paso en grande montando en moto, jugando al rugby o viendo cine en VO.
Esta entrada fue publicada en Blogs & Web y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s